34.3 F
Raleigh
Sunday, February 25, 2024

La casa de mamá

Tienes que leer

Maria del Refugio Sandoval Olivas
Hgo del Parral, Chihuahua, México La pasión por escribir se manifestó desde su juventud, consolidando su primer encuentro formal, con su participación en el año 2002 en Historias de Migrantes, en el 2007, responde a    convocatoria emitida por la SEP y su historia de vida docente es seleccionada en la antología“Huellas en el tiempo”. En el 2009 publica el libro autobiográfico “Anhelos, sueños y esperanzas”, en el 2011 “Una Rosa sin Espinas”, 2013 es antologada en “Experiencias directivas exitosas”, 2015 y 2016 antologada en “Monografía de Competencias docentes”, convocadas por ENSECH; colaboradora en el Diseño de guías estatales para trabajar los Consejos Técnicos Escolares, autora de varias ponencias publicadas digitalmente,  como “Oralidad de la Lengua” en Argentina,  asistente y ponente en Congresos Educativos, dictaminadora del Congreso Nacional de Investigación Educativa, cuento “Dulce” publicado en 2018,  “Suspiros rotos” poemario publicado en 2019, cuentito “La navidad y yo” 2019; además,  es editorialista semanal en el periódico “El Sol de Parral”. Jubilada de SEP en el 2017 sigue aportando al sector educativo como: tallerista para padres de familia, docentes, alumnos y público en general. Conferencista en distintos niveles educativos en el estado de Chihuahua. Participante activa en los “Encuentros de escritores parralenses” Cuenta cuentos en preescolar y primaria. Practica el cachibol, en la Delegación de jubilados y pensionados DIV2 Socia activa de la Benémerita y Centenaria “Sociedad Mutualista Miguel Hidalgo”

Independencia No. cuarenta y nueve, “familia Olivas”; reza el letrero que está posado sobre la pared de enfrente de la casa. Solamente figura un apellido, porque mamá tuvo tres esposos, naciendo dos hijos de cada uno, por lo que decidió poner el apelativo en común. El segundo marido, fue quien compró el terreno donde esta se erige, producto del dinero que ganó cuando emigró a Estados Unidos como brasero, regresando al pueblo en 1957, solo para morir.
Mamá lavaba y planchaba ropa de la gente del pueblo, hacía tamales y otras comidas que sus hijos mayores ofrecían a la venta, hasta que fue reuniendo dinero para comprar el material necesario e ir construyendo tres cuartos de adobe, con vigas en el techo, piso de tierra y cal sobre sus paredes.
El primero albergaba la cocina, con los recuerdos y aromas que aún siguen impregnando la casa, se quedaron en cada orificio, basta entrar y la esencia del recuerdo vuelve a flotar por el ambiente. El café hirviendo sobre la estufa de leña, el jarro de frijoles cocidos y las tortillas de maíz o harina cociéndose en el comal; solo contenía lo más básico: un pequeño trastero, una olla de barro con agua para beber y una mesa cuadrada de madera al centro con cuatro sillas viejas. Eso era suficiente para reunir a la familia y compartir el pan y la sal.
Los otros dos cuartos eran llamados “salas”, pero en realidad fungían como recámaras. Con dos catres viejos en cada uno, velices y rejas para guardar la ropa y un espejo pegado al centro del cuarto, que nos devolvía la magia de la felicidad reflejada en nuestra imagen, al cepillar el cabello o colocar la crema en el rostro. También pendían algunas fotografías viejas, como la del abuelo, quien falleció en la década de los cincuenta.
Mamá nos contaba historias acerca de este hombre tan importante en su vida, como el que se había enlistado a las filas de la revolución y conoció a Pancho Villa, su compromiso y trabajo para el bienestar de la familia y el abrazo protector que supo prodigarles.
Lo cierto, es que siempre me dio miedo esta fotografía, parecía que su mirada reflejaba las duras batallas que tuvo que enfrentar, sus ojos destilaban tristeza y desamparo, un bigote espeso cubría su labio superior y vestía un sombrío traje negro.
En casa, no había sanitario, solo un corral, compartido por la familia y los animales domésticos, ahí, buscábamos un espacio para depositar las necesidades biológicas de excreción del cuerpo. El aseo, se efectuaba en un baño circular de lámina, que además servía como contenedor para los requerimientos propios del hogar. Tampoco había tomas de agua, era necesario acarrear desde una llave pública, por lo que era compromiso de los hijos mayores de traerla muy temprano.
El segundo de mis hermanos emigró a Estados Unidos muy joven como indocumentado para ayudar a la familia y pronto nuestra situación económica mejoró. Se construyeron otros dos dormitorios, un baño, se instaló una toma de agua, la luz eléctrica y donde era el corral, se hicieron seis cuartos con regadera para rentar. Con ese pequeño negocio en puerta, mamá dejó de lavar y planchar ropa ajena y se convirtió en una empresaria con autoempleo.
La cocina cambió sus muebles viejos por otros incrustados en la pared, con refrigerador y estufa de gas. Las ventanas y puertas de madera fueron reemplazados por otras de hierro forjado, las vigas de los techos se cubrieron con cielos de manta y las paredes se pintaron de color, cubriendo sus espacios con imágenes de santos, crucifijos y fotos familiares.
Los catres fueron reemplazados por tarimas, las cajas y viejas petacas por dos roperos y unos sillones ocuparon el lugar de la sala, con un tocador sosteniendo un espejo grande. Hijos y nietos nos refugiamos en ese espacio, era el centro de reunión de fines de semana y días festivos. Mamá era amante de la música, primero tuvo un tocadiscos, después una consola, luego un estéreo. Su nieta mayor le mandó colocar una banca afuera de su casa, donde se sentaba a la sombra de una lila, platicaba con las personas que pasaban y era su fuente de socialización inmediata.
Todo sigue igual, excepto que mamá ya no está, la casita tan amada se quedó clamando su presencia; nada ha cambiado de lugar, porque estamos seguros, de que cada uno de sus adobes, rincones, muebles y utensilios, son parte inherente de sus recuerdos; pero, yo no puedo llegar ahí y pernoctar sin compañía de algún familiar, siento su respiración, sus pasos y la angustia de su ausencia lacera mi alma.

Artículo anterior
Artículo siguiente
- Advertisement -

Más para leer

- Advertisement -

Reciente