86.2 F
Raleigh
martes, julio 5, 2022

Articulo de Opinion

Promesa a Río Bravo

Que, ¿por qué mis nervios? Esta ocasión es para mí la antesala de la gala para la entrega del mejor de los galardones que amo y más valoro: ser leído por ustedes, jóvenes, quienes constituyen la principal razón por la cual escribo. Discúlpenme si hablo primero de mí, ya encajarán el motivo. Provengo de un pueblito de ensueño ubicado en el centro de Colombia. Villorrio enmarcado y custodiado por un cerro mítico en forma de triángulo, desde donde se divisa el correr serpenteante y mágico del río de la patria.

La moda y yo

La moda, una palabra que los grandes escritores desprecian por sentir que estamos hablando de algo superfluo e insignificante propio de gente vulgar. Cuando te etiquetan como escritor o escritora, ya no puedes ser otra cosa, tu vida aparece en la mente de los demás como una mujer que se despierta por las mañanas, se toma su café con tostadas y frente a un enorme ventanal desde el cual se puede divisar el bullicio de la ciudad, escribe sus novelas, poemas, relatos o artículos periodísticos...

Poesía y política

El título no deja de ser curioso, pero tiene su razón de ser.  Es el procedimiento cualitativo, el que permite descifrar lo que no se alcanza a comprender y para ello recurrimos habitualmente a la comparación y a la metáfora, herramientas especialmente eficaces en la educación. En el concepto religioso serían las parábolas y en el mundo literario los cuentos con moraleja.

El abrazo eterna medicación

Ese gesto que tanto no emociona y que conocemos como abrazo es un acto terapéutico de un valor inmenso. Tiene efectos físicos y psicológicos. Es algo que, a pesar de su valor, solemos ignorar y a menudo solemos dejar de lado. ¿Quién no ha sentido los efectos reconfortantes de ese abrazo en un determinado momento de nuestras vidas? Lo que ignoramos es que un abrazo consigue que aumentemos los valores de oxitocina, o lo que es lo mismo la hormona de la felicidad. En tiempos que la pandemia nos privó de ese placer que es mucho más.

¿Vivirías cerca de un aeropuerto?

El otro día estaba tomando café con mi niña en la cafetería del aeropuerto mientras esperábamos a un familiar, mi mirada estaba perdida entre las mesas y la gente que iba de un lugar a otro, cuando noté que mi hija me daba un pequeño codazo y me decía, algo molesta, que no la estaba escuchando.

El valor del dar

A menudo pensamos que para dar es necesario tener. Pero ejemplos como Rene García Bacilo ( ranita) son claros de lo que significa el valor del dar.

Caminos que unen en la distancia

Siempre he dicho que en este mundo la gente aparece en tu vida cuando tiene que aparecer y desaparece cuando lo debe hacer. Cuando creé la revista One Stop tuve la suerte de contar con un colaborador que, hasta varios años después no conocí realmente, estoy hablando de Carlos Javier Jarquín, un nicaragüense radicado en Costa Rica, al que se le conoce como “El chico poeta”. Un escritor, periodista, poeta, columnista internacional y además un excelente gestor cultural que hace poco sacó a la luz como compilador un gran proyecto de la mano de la editorial de México Ayame Editorial, titulado Antología del Bicentenario de Centroamérica, y ha sido todo un éxito…

La enseñanza de la música: una herramienta invaluable para los niños

Si bien no todos podemos convertirnos en genios musicales, la realidad es que la enseñanza musical a temprana edad aporta beneficios cognitivos para el desarrollo de nuestros hijos.

Sirenas, ¿existen?

Si escribimos en google la palabra sirenas, rápidamente nos aparecen miles de descripciones sobre esos seres cuyo origen está en la mitología griega. Hermosas mujeres que atraen a los marineros con su canto hipnótico y luego los matan.

¿Para presumir hay que sufrir?

Cuando era pequeña y me desenredaba el pelo mi madre, siempre me decía “para presumir hay que sufrir”, yo odiaba esa frase, siempre he tenido el pelo largo, y con cada enredo se me caían dos lagrimones, pero ahí seguía yo, aguantando el sufrimiento y con la imagen en mi mente de mi melena suelta meciéndose con el viento y conquistando cualquier corazón que se me cruzara en el camino.
- Advertisement -

Tienes que leerlo

El vuelo de las golondrinas desde El silencio del olvido

Cuando era pequeña, tendida sobre la hierba, contemplaba el vuelo de las golondrinas… Me quedaba extasiada con la configuración del vuelo, la estampa entre las ramas de los árboles y la aventura del revoloteo. Mi padre se acercaba y me susurraba al oído: “el vuelo de las golondrinas está en tu cabeza”. Esta imagen la retomé la primera vez que mi padre desapareció de la casa… Recorrimos nuestro campo de Carolina, buscando su rastro. Encontramos su vehículo estacionado en un paraje abandonado y lo encontramos a él desorientado. Reconoció a mi madre y comenzó a llorar… Rememoré el vuelo de las golondrinas y emprendimos nuestra historia con la enfermedad de Alzheimer…
- Advertisement -