martes, septiembre 28, 2021

artículo-relato

El vuelo del paujil

Hermano, la historia que le vengo contando a retazos es algo larga, pero trataré de abreviarla para que la ordene, le ponga gracia y se la relate al mundo, por favor.

Una mujer de éxito

Aquella guapa y elegante mujer comenzó por decirme que casi treinta años después, y por causalidad o curiosidad de madre, ella le volvió a escuchar a su padre esa recomendación a la cual, por considerarla otro de sus ‘sermones’, o quizá palabrería destemplada, entonces poco caso le hizo, ni importancia alguna le dio.

Recuerdos de un paseo que no fue

Me quedé solo cuando el profesor Flaminio y los demás compañeros de la escuela partieron hacia la finca La Dorada ¡aquella fue una sensación indescriptible!, ¡inolvidable!; me aguaita desde entonces. —Es una salida ecológica —nos dijeron días antes—; deben llevar tres meriendas, bebidas y una gorra para protegerse del sol. —Hijo, no hay plata —dijo mamá la tarde anterior… ¡y era verdad!, dramática y dura verdad—. El profesor Vásquez lo sabe y entenderá.

Jorge, un héroe discreto, El hombre que le salvó la vida a Samper

En varias ocasiones la muerte, caprichosa y burlona, ha merodeado la senda de Jorge. Impactantes momentos que, tal vez, según recuerda, marcaron su vida y vocación de caballero del aire. Jorge Eduardo Bustos es otro de “Los Aeroamigos”, del mismo grupo de Eliberto Gerena. Este último a quien en agosto de 1979 agarraron a gorrazos por demorar el vuelo del DC-4 con número de cola 690. Avión que los llevó a Panamá para terminar el proceso académico de formación aeronáutica. Experiencia que marcó, para siempre, sus vidas.

Relatos de pandemia

Además del cruel impacto físico y mental que trajo de regalo la incubada pandemia, es decir, la nueva guerra global dispensada por las potencias en procura de la mercantil predominancia y el control del ‘nuevo orden mundial’[...]

Wilson Rogelio Enciso Escritor Colombiano galardonado en Buenos Aires Argentina.

Colaborador de Revista Latina NC, Wilson Rogelio obtuvo el séptimo Premio de Microrrelato 2019', otorgado por GUKA revista de arte y literatura, Buenos Aires, Argentina, por su obra: "El día soñado".

Virus…$$

Este es un relato de ficción subcontinental con algunos temas que de pronto un lector acucioso, otros le dirán supersticioso, podría asociar con la contagiosa realidad que por estos tiempos del olvido, en las alas del éter, vuela de montaña en montaña, de país en país, de continente a continente… de persona a persona.

“El repentista errante”

Huyéndole al caos citadino me fui de pueblo en pueblo en busca de inspiración bucólica. Abordé una flota al azar. Esta iba hacia un municipio algo cercano. Antes de llegar al caserío, final de mi destino, me apeé e interné por un romántico y solitario camino.

Conversaciones con mi nieto

Como a todos casi nos pasa al volvernos abuelos, ¡o eso creo!, o escuché por ahí, al llegarme el sorpresivo turno… ¡humanos sentimientos encontrados me rasguñaron por dentro el pecho! No obstante, desde cuando lo tuve entre mis brazos, esa primera y mágica vez, y me miró, como si fuésemos viejos conocidos, hospedándose en lo más recóndito de mi existir, lo escuché. Me habló con ese rayito de luz escapado de sus incólumes pupilas: —Abuelo, soy el complemento de tu vida, así como la prolongación de tu existencia...

El magistrado

Esa tarde solo quería caminar por ahí, por las calles del centro histórico de aquella ciudad subcontinental. Solo eso y, tal vez, leer en los rostros de los anónimos transeúntes capitalinos, como es mi involuntaria costumbre, historias de angustias represadas, pecados guardados, calladas ambiciones, así como candentes iras sociales por mucho tiempo aguantadas, pero a punto de estallar ante cualquier inesperado como insulso chispazo. Sí, solo eso quería, nada más.
- Advertisement -

Latest News

Vas a salir de esta y de muchas más

Vas a salir de esta y de muchas más. ¡Ya lo verás!
- Advertisement -