45.3 F
Raleigh
domingo, febrero 5, 2023

Yo también construí un imperio

Tienes que leerlo
Wilson Rogelio Enciso
Wilson Rogelio Enciso
Escritor colombiano (Chaguaní, 4/15 de julio de 1958), profesional en Ciencias Políticas y Administrativas (Administrador público), especializado en Administración de la Planeación Urbana y Regional y diplomado en: Docencia Universitaria, Educación Virtual, Educación a Distancia y Planeación Estratégica. Laboró con el Estado colombiano entre 1978 y 2015 y fue docente universitario de 1986 a 2012. Es autor de una saga de dieciséis novelas, dos en proceso y cuatro en perspectiva, dos compilaciones de narraciones románticas y más de sesenta relatos. Obras publicadas: La iluminada muerte de Marco Aurelio Mancipe , 2016, novela. Con derrotero incierto , 2017, novela. Enfermos del alma , 2018, novela. El frío del olvido , 2019, novela. Amé en silencio, y en silencio muero , 2017, compilación de narraciones románticas. Matarratón, 2021, novela. Es autor de cuentos y relatos que sube de manera periódica a redes y que publica en Revista Latina NC , en Escondite Literario Tropical y en su página wrenciso.com . Fundó y gestiona desde 2016 la iniciativa literaria: Una novela para cada escuela . Busca incentivar la lectura desde el aula de clase en lugares remotos y de difícil acceso a la literatura, tanto en su país como en otras partes del mundo.
Audio

Relato literariamente ajustado que me contó
mi compañero y amigo Eliberto Gerena, q.e.p.d.
Otras tantas situaciones de su vida, para nada fácil,
Viajan insertas en algunas novelas que por ahí ululan.

Foto del archivo personal del autor de este artículo

Ahora, cuando veo y me siento en esta cómoda poltrona, similar a una que tengo en la sala de mi apartamento en La Colina y a las de otras tantas de varios compañeros de aquella alborotada muchachada del 78, año aquel cuando nos conocimos, me lleno de más motivos, me convenzo y enorgullezco de la obra que cada uno de nosotros, a nuestra manera, de la nada, erigimos a lo largo de estos cuarenta y tantos años, ¡mi hermano del alma!
Tal vez por eso, porque en muchas cosas los dos coincidimos, como me acaba de decir cuando me invitó a sentarme… ¡sí!, ¡esta es la silla del rey!, la del ¡rey del hogar!
Gracias por invitarme a la solemne intimidad de su morada. Sé que poco y nada suele hacerlo. Conmigo usted tuvo esta fina deferencia, quizá porque se lo pedí tras nuestro último como calamitoso encuentro en el Dispensario reclamando medicamentos para nuestras dolamas físicas. Porque las del alma solo en algo se mitigan con la amistad cuando es sincera, con el aprecio desprendido de la familia y hasta con el recuerdo de las cosas que hicimos con amor, sin dañar a nadie y en función del bien.
Es probable que algunos detalles y bemoles que ahora le contaré, de los que todavía desconoce de mí, y mientras sigo disfrutando de estas espectaculares vistas que tiene aquí en su Escondite Literario Tropical urbano… si es que me lo permiten estas horribles punzadas en mis estropeados riñones que se deshacen por entre esta incómoda sonda, le sirvan para escribir algo, como le gusta y de lo cual soy testigo desde por allá en los ochenta cuando lo acompañé a llevar un manuscrito a esa editorial en el centro de la ciudad. Desde entonces fue su sueño que le publicaran algunas de sus obras y yo en parte cómplice de su ilusión, ¿se acuerda?

Foto del archivo personal del autor de este artículo

Sea como sea, redacte como quiera, lo que a bien considere y cuando sea, cuando lo haga y lo difunda, esté donde esté lo disfrutaré y sé que algunos de mis amados familiares y queridos amigos también lo harán y hasta algo bueno de mí recordarán.
Como le estaba diciendo, adicional a todo lo que de vez en cuando le he dejado entrever, a mi manera construí un imperio, así como en parte usted también veo que hizo lo propio… y lo hicieron otros tantos de nuestros compañeros y amigos de brega. Todos, eso sí, partimos de la nada, inmersos en la carencia económica y social que a nuestras madres asolaba… porque a varios de nosotros fueron nuestras viejas las que nos criaron y dieron el bocado de comida, la yesca y el tesón para salir adelante. Unas porque eran madres solteras, otras: viudas o abandonadas por sus respectivas e irresponsables parejas, ¡todas pobres! o como dice usted: integrantes del inmenso ejército nacional de los sin nada.
Afugias económicas que no solo adornaban los hogares de estas madres aguerridas y de armas tomar frente a la soledad conyugal y orfandad social. Similar carencia eran las galas de los restantes compañeros de entonces. Casi todos lo que en el 78 llegamos a la academia en Serrezuela teníamos la inculcada esperanza de un mejor mañana mediante esa esquiva oportunidad que se nos presentó para estudiar y salir de una vez a trabajar, servirle a la patria y ponerle la trampa al centavo.
Así este o aquel tuviera o no papás y mamás responsables o familia formal y organizada, la constante entre todos nosotros era la precariedad económica. Heredada pobreza que se nos convirtió en un reto: torcerle pronto el pescuezo y a como diera lugar. Eso sí, mi hermano: ¡honradamente! Como veo que lo hicimos nosotros y otros cuantos de nuestros amigos y compañeros de academia y luego de trabajo… Aunque no a todos nos fue fácil, rápido ni barato. Algunos estamos pagando con salud la cuenta de cobro que nos pasó la vida y nos robó el vigor. Este, como lo puede ver, cada día se nos achicopala y esfuma a mordiscos, ¡inexorable!
Le digo esto, lo de nuestras viejas y hogares precarios, mi hermano del alma, porque en su momento lo viví, vi y hablé con más de uno de ellos: los Jorge, los Israel, los Lucho, los Eduardo, el Osito, Eutimio, los Fernando, los Iván, entre otros tantos.
Pese a ese difícil comienzo en los ochenta, y aunque algunos se quedaron a la vera del camino por esta u otra razón o sucumbieron frente al azote de la época, por demás áspera y una de las más complejas e injustas de la historia patria nacional, entre esos casi ciento treintaicuatro alborotados muchachones, unos cuantos, como usted y yo, con las uñas y aprovechando cuanta oportunidad existía, cuando no era que tales opciones nos las inventábamos o armábamos, construirnos y consolidamos el más precioso y valioso de los imperios: ¡la familia!
Baluarte del cual hoy mi por siempre amada y abnegada esposa Luz Mery es su principal soporte y estandarte… y lo seguirá siendo cuando yo parta a lontananza. Valiente y gran mujer a quien no solo quiero, admiro, respeto y, como dice nuestro líder Eduardo, a ella sí que «me le quito el sombrero», sino que le ruego, así sea tarde, que me perdone lo que haya por perdonarme.
Sí, lo sé y reconozco. Esa construcción monumental que me llena de orgullo, patrimonialmente invaluable, con el paso de los años y los sacudones de la vida dejó entrever fisuras y grietas por aquello del asentamiento del terreno. Sin embargo, su estructura fundamental sigue siendo sólida y perdurará más allá de cuando nos hayamos ido a la mar de los olvidos. Como apenas es obvio, entre los dos seré el primero en partir con la maletica azul aquella que nos dieron en la escuela y que usábamos en las salidas… ¿la recuerda?
Sí, me iré primero y tal vez más pronto de lo que dicen los matasanos del hospital. Mientras tanto, usted, mi hermano del alma, haciendo honor a su palabra y a la promesa que me acaba de hacer, se tendrá que quedar un rato más para seguir entretejiendo con el pincel de la transfiguración literaria, no solo algunos aspectos, logros y pergaminos públicos obtenidos por esto o aquello. También, cuando sea el momento, según su parecer, para inmortalizar algo de estas confidencias inéditas, hasta hoy guardadas en algún cajón recóndito del viejo gavetero de mi vida… ahora depositadas en sus alforjas de escritor hasta cuando sea menester.

Foto suministrada y autorizada por Luz Mery, viuda de Eliberto Gerena

Me alegra y agrada lo que me propone, amigo mío: que lo hará hilvanándolas y entreverándolas en la colorida colcha de retazos de las historias de nostalgia social que a diario lo asaltan por doquiera en nuestra maltrecha sociedad del desaforado consumo y la ambición sin brida. De esa manera, pasado el tiempo y cuando lo plasme, cualquiera ahí me topará, si se lo propone y escarba entre candilejas. Para entonces, por siempre viajaré de lector en lector entre sus novelas de ficción social, relatos subcontinentales, personajes traviesos, hechos y momentos históricos de la vida nacional y latinoamericana… o mejor sería decir: subcontinental.
Sé que todo lo que hoy le dejo en el tintero, mi carreto amigo de pupitre, fila y código E106, lo irá urdiendo poco a poco y solo los juiciosos entre aquellas páginas mi trasegar con sus escenas novelescas asociarán, a su criterio acomodarán y de la manera que consideren o sientan en ese momento en sus almas me juzgarán.
Sí, entre sus letras en un futuro próximo develarán y sabrán que, aunque no fui perfecto ni del todo correcto… ¿y quién lo pude ser?, yo también construí un imperio… no de dinero. Se trata del más caro y bonito de todos, así como invaluable: ¡mi familia! Los seres por quienes hice lo que hice y volvería a hacer lo que fuera si se repitiera la historia de mi vida.
Presiento que por allá, tal vez para finales del 22 o comienzos del 23, antes o después, ¡qué importa!, cuando usted escriba y publique este relato, carreto amigo mío, a todos ellos los estaré amando y guiando desde la profundidad de la eternidad y el estruendo del silencio de esta mirada tranquila, con la cual me voy dichoso porque hice por ellos todo lo que estuvo a mi alcance, además, sin pisar ni pasar sobre nadie.

Foto del archivo personal del autor de este artículo

Para entonces, serán el temple y la yesca que inculqué en sus almas los encargados de mover o controlar sus pensamientos, pies y manos, así como de mantener incólume el fortín familiar que a su vez cada uno haya construido, ojalá en tierra propia, bien habida y firme, jamás contra el viento arisco ni la corriente indómita, menos si esta baja turbia y estruendosa.

*Carreto: Expresión para denotar a una persona de baja estatura.

3 COMENTARIOS

  1. Muchas gracias por cumplirle, yo sé que no tenía ninguna obligación y sin embargo lo hizo; acabo de leer y pude reconocer la escénica de mi papá en esas palabras, fue conmovedor sentir que nos envió un mensaje para cuando el ya no iba a estar. Aunque ya se fue, su legado sigue vivo, su generosidad, perseverancia , honradez, el ejemplo que fue para nosotros tiene un valor invaluable y seguirá vivo por generaciones.

  2. Felicitaciones Wilson por estas palabras escritas con la sinceridad y lealtad a la muchachada del 78 incólumes
    Integrantes de los Aeroamigos

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Reciente

“Juan Fuentefria, un actor versátil y de presencia seductora”

Juan Fuentefria es un actor y modelo profesional, capaz de seducir a la cámara como también desafiarla. Gracias a su magnetismo innato consigue derribar barreras. Carismático, Autoexigente con su trabajo, de belleza desbordante...pero sobre todo, puede presumir de ser un actor versátil y muy responsable con sus papeles.

Artículos relacionados