69.1 F
Raleigh
viernes, mayo 20, 2022

Mujeres que buscan gigantes

Tienes que leerlo
Quitzé Fernández
Quitzé Fernándezhttps://www.amonite.com.mx
Amonite es un sitio dedicado a la divulgación científica para niños y jóvenes. Somos un grupo de amigos que escucha, cuenta historias y las plasma en algo parecido a un papel. Por medio de la ilustración y los medios audiovisuales buscamos acercar las novedades de ciencia y tecnología con un lenguaje accesible para todos. Amonite es un proyecto binacional editado y diseñado entre México y Argentina. Nace en 2017 a iniciativa de Quitzé Fernández, quien obtuvo en 2013 el Premio Nacional de Periodismo y Divulgación Científica, convocado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt), con la crónica La mujer que encontró dinosaurios en el patio de su casa. A él se unieron los ilustradores Daniel Galindo y Jess Silva, que han generado trabajo visual para diarios e instituciones del norte de México; y más adelante los periodistas José Juan Zapata y Jessica Jaramillo, en la edición y generación de contenido, desde Buenos Aires, Argentina. Todos ellos forman parte del staff permanente de Amonite, junto a un grupo de colaboradores que aportan sus visiones periodísticas, visuales y literarias del mundo de la ciencia.

Felisa Aguilar en el campo / Foto: Mauricio Marat

En el marco del Día Mundial de la Mujer, queremos compartir un fragmento de la historia de dos paleontólogas que han participado en importantes descubrimientos en Coahuila. Esto forma parte de nuestro más reciente proyecto, Gigantes en el desierto.
Por: Jessica Jaramillo

Felisa Aguilar: De los ajolotes al desierto
Cuando era niña en el Valle de México, a Felisa le gustaba pasar los días de lluvia buscando ajolotes en el jardín de la casa de su abuela. Los tesoros que encontraba por aquellos días eran muy distintos a los que se toparía años más tarde a varios kilómetros de donde creció.

Su interés se centraba en cómo se desarrollaban los animales, curiosidad que la llevó a estudiar la carrera de Biología en el FES Zaragoza de la UNAM. En el camino, se topó con los fósiles, restos de animales petrificados.

La pequeña Felisa no imaginaba entonces que, muchos años después, se mudaría a Coahuila, para hacerse cargo del proyecto Protección Técnica y Legal del Patrimonio Paleontológico. Como en Coahuila se suelen encontrar muchos fósiles quisieron llevar un registro para atender las denuncias ciudadanas. La gente llama y avisa que vió algo que le llamó la atención y luego mandan a los especialistas a recorrer el lugar y determinar si es un hueso o animal prehistórico, para evitar que el material se pierda.

Felisa Aguilar / Ilustración: Natalia Luna

Dicho proyecto, parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), inició en 2005 e incluía el registro de colecciones de aficionados o de instituciones. Un año antes Felisa había terminado su maestría en Ciencias Biológicas en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Un buen día José Espinosa, habitante del ejido Guadalupe Alamitos, en el municipio de General Cepeda, llamó para reportar un hallazgo y pedir una opinión técnica. Así inició el descubrimiento del Tlatolophus. Tras la valoración de los restos, elaboraron el proyecto de rescate de la cola de un hadrosaurio, también conocido como dinosaurio pico de pato.

“En la historia de la paleontología de dinosaurios en México no se tenía reportado este tipo de hallazgos, o por lo menos no con la cantidad de vértebras que originalmente habíamos vislumbrado”, dice Felisa. En Gigantes en el desierto te contamos más de su descubrimiento:

Tlatolophus galorum

Martha Aguillón: ¿Por qué se hizo piedra el caracol?
Cuando era niña, a Martha Aguillón le gustaba jugar en un cerro que parecía monstruo marino. En aquellos años jamás había escuchado hablar de los dinosaurios. Pero ahora, sabe que ese cerro tenía la forma del lomo de un saurópodo.

Un día mientras buscaba piedras, caracoles y pitayas, lo habitual en sus caminatas por el cerro, se topó con un caracol petrificado. “Recuerdo claramente que llegué buscando a mi papá, porque era mi héroe. Él lo sabía todo. Le mostré los caracoles blancos y el de piedra y le pregunté: ‘¿Qué pasó aquí? ¿Por qué razón tengo este caracol y este está hecho piedra?’ Mi papá simplemente se encogió de hombros”, rememora.

La curiosidad de Martha la llevó a inclinarse por el estudio de los seres vivos. Originalmente quería estudiar Medicina, una carrera muy costosa en aquellos años. Así que entró a la Normal Superior de Coahuila y se especializó en Ciencias Naturales. Posteriormente realizó una licenciatura en Biología y una maestría en Ciencias Naturales, por la Escuela Superior del Estado de Coahuila y una maestría en ciencias con especialidad en Paleontología de vertebrados, por la Universidad Metodista del Sur en Dallas, Texas.

Martha Aguillón / Ilustración: Natalia Luna

En la Normal Superior pudo entender por qué aquel caracol que vio cuando era niña se había petrificado, gracias a la materia de Paleontología. El trabajo final era recolectar 30 fósiles por estudiante y eso fue el principio de todo. “Llegó un punto en que dijimos: algo se tiene que hacer con todos esos fósiles. Son muy importantes, es la historia de nuestro estado y es la historia geológica”.

Así, junto a sus compañeros, formaron una colección para instruir a los maestros de educación primaria y secundaria sobre geología, paleontología y la diferencia con la arqueología; y por qué en Coahuila hay fósiles del mar y vertebrados.

Martha fue una de las pioneras en el rescate e investigación de dinosaurios en Coahuila. Participó en el equipo de trabajo para el rescate de Isauria, junto a René Hernández Rivera, Luis Espinosa Arrubarrena y el doctor Shelton P. Applegate. Tras la presentación de esos resultados, conoció al doctor Jim Kirkland, quien le ayudó a conseguir la beca para estudiar paleontología.

El rescate del Coahuilaceratops magnacuerna vino años después, a raíz del proyecto “Dinosaurios de la cuenca de Parras”, en el que intervino un equipo interdisciplinario compuesto por 16 investigadores de diferentes instancias, tanto de México como de Estados Unidos y Canadá. En Gigantes en el desierto te contamos más de su descubrimiento:

Coahuilaceratops magnacuerna
Artículo AnteriorLlamarada
Siguiente ArtículoMujer Poderosa…
- Advertisement -

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -
Reciente

East Coast Migrant Head Start Project recibe una donación de PNC

East Coast Migrant Head Start Project se enorgullece de haber recibido una donación tan generosa de la Fundación PNC para ayudar a cerrar la brecha digital en las zonas rurales de Carolina del Norte. Estas herramientas electrónicas, valoradas en aproximadamente $10,000, permitirán que nuestro campus educativo de Faison incorpore formas de aprendizaje más avanzadas digitalmente.
- Advertisement -

Artículos relacionados

- Advertisement -