domingo, septiembre 19, 2021

Reseña del libro “Mediocre” de Joaquín Filio

Tienes que leerlo
Maria del Refugio Sandoval Olivas
Hgo del Parral, Chihuahua, México La pasión por escribir se manifestó desde su juventud, consolidando su primer encuentro formal, con su participación en el año 2002 en Historias de Migrantes, en el 2007, responde a    convocatoria emitida por la SEP y su historia de vida docente es seleccionada en la antología“Huellas en el tiempo”. En el 2009 publica el libro autobiográfico “Anhelos, sueños y esperanzas”, en el 2011 “Una Rosa sin Espinas”, 2013 es antologada en “Experiencias directivas exitosas”, 2015 y 2016 antologada en “Monografía de Competencias docentes”, convocadas por ENSECH; colaboradora en el Diseño de guías estatales para trabajar los Consejos Técnicos Escolares, autora de varias ponencias publicadas digitalmente,  como “Oralidad de la Lengua” en Argentina,  asistente y ponente en Congresos Educativos, dictaminadora del Congreso Nacional de Investigación Educativa, cuento “Dulce” publicado en 2018,  “Suspiros rotos” poemario publicado en 2019, cuentito “La navidad y yo” 2019; además,  es editorialista semanal en el periódico “El Sol de Parral”. Jubilada de SEP en el 2017 sigue aportando al sector educativo como: tallerista para padres de familia, docentes, alumnos y público en general. Conferencista en distintos niveles educativos en el estado de Chihuahua. Participante activa en los “Encuentros de escritores parralenses” Cuenta cuentos en preescolar y primaria. Practica el cachibol, en la Delegación de jubilados y pensionados DIV2 Socia activa de la Benémerita y Centenaria “Sociedad Mutualista Miguel Hidalgo”

Joaquín Filio nació en Mérida Yucatán en 1991, una promesa literaria de tan solo tres décadas, y quien tiene en su haber una sólida formación en el mundo de las letras, misma que le permite incursionar con éxito en el gusto de diversos estilos, que, a su vez, se convierten en puentes que tienden a eliminar brechas generacionales. Es además colaborador del periódico SIPSE y de varias revistas digitales.

El libro llegó a mi conducto vía Facebook, con recomendación de Daniel Medina, coordinador de talleres literarios de Yucatán, y de quien solo tengo buenas experiencias y referencias como tallerista, lector y escritor.

La primera impresión recibida es que no presenta ningún problema para su descarga; seguidamente, que son ocho relatos cortos, con distribución excelente, lo cual permite gozarse tanto de la letra como de los blancos; silencios necesarios en la reflexión, meditación y aprehensión del significado; no por esto con pobreza o limitación de contenido y descripción; majestuosamente conglomerados en 32 páginas.

Cabe mencionar que cada uno de estos, tiene un ligero parentesco del verso en prosa, por la metáfora que utiliza, una conjunción de la realidad con la ficción, como el relato que lleva por nombre: «Guardadito»: «Entonces mamá salió cargando a Pablo contra su pecho, le sirvió a la mitad un vaso de Coca Cola tibia y el pobre bebió como animal de circo, hasta que finalmente eructó algunas monedas» (Filio, 2019, p. 10).

Asimismo, se perciben destellos autobiográficos o experiencias de vida por el dolor que destilan algunas de sus líneas. En «Esther», relata la agonía de una mujer cuya existencia transcurrió en medio del dolor y la enfermedad: «La piel fue solo el principio. Después vinieron las piernas, la flacura de sus manos, el altiplano de su espalda, y los párpados que cerraba en cámara lenta cuando se confundía» (Filio, 2019, p. 18).

Las descripciones utilizadas dan fe y constancia de la sutileza y sensibilidad que ha desarrollado al tránsito de las imágenes, recuerdos y sensaciones; hasta convertirlas en mensaje vivo, que incitan al lector a sumergirse en el texto, ser partícipe de la trama e incluso relacionarla con experiencias propias; viviendo a través de las letras los dramas y pérdidas que la vida trae consigo.

Presenta un retrato metafórico en «Un corazón para papá»; alude a la desesperación e intentos vanos de encontrar remedios para enfermedades degenerativas; ser testigo del deterioro físico, mental y espiritual de los seres queridos. La furia e impotencia al no encontrar el diagnóstico añorado en los labios del doctor; sin medicamentos milagrosos que restauren el equilibrio de un organismo maltrecho por la enfermedad:

En su torrente sanguíneo habitan infecciones multiplicadas, bacterias sin pasaporte, a las que les dio lo mismo burlar a los antibióticos o bailar un vals con los glóbulos blancos. “Nada que hacer” así de fácil, la voz bañada en formol del especialista regresa como un viejo conocido …Caen las gotas de infusión, una a una, poniéndole punto final al diagnóstico. La presión arterial baja por las escaleras del ritmo cardiaco. El hígado es una fiesta que se termina de golpe. Aquí viene el bombeo. La falta de aire (Filio, 2019, p. 22).

     En “Vegetal”, se puede encontrar la impotencia de observar el paso de los años y el deterioro físico y mental en las personas que amamos. Compara al abuelo con un árbol viejo cuyas raíces van perdiendo cohesión.

Cada relato es un bálsamo para el corazón, un reencuentro con la interioridad. Lenguaje sagaz y abierto; tiempos y espacios bien delimitados, con finales impactantes e impredecibles.

Para cerrar este breve análisis, recurro al prologuista Victor Garduño quien dice: “La creación literaria es un acto de valor…” lo que me remite al texto «El valor de educar» del filósofo español Fernando Savater, quien sustenta que esa palabra tiene dos connotaciones distintas, por un lado, el valor que representa en cuanto a la aportación y por otro, el vencer los miedos y los obstáculos que se presentan en el camino.

Referencia
Filio, Joaquín (2019). Mediocre. Mérida: Acequia.
14 Mediocre 1 nov, interiores, sencillo.pdf

- Advertisement -

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -
Reciente

¿Me enfermará la vacuna?

Conozca los efectos secundarios de la vacuna. ¡Míra el video para aprender más!
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -