31 F
Raleigh
viernes, enero 27, 2023

Los niños que son criados respetuosamente tienen más rabietas que los otros niños. ¿Qué piensas?

Tienes que leerlo
Tamara Zurita
Tamara Zurita
Tamara Zurita Riquelme, nacida en Chile el año 1980. Casada, madre de 3 hijos cuyas edades son 9, 5 y 2 y medio. Hace 6 años se muda a Carolina del Norte, por trabajo del marido. De profesión Educadora de parvulos ( preescolar) y licenciada en educación de la prestigiosa Universidad de Concepcion, Chile. Diplomada en gestión y liderazgo; Promotora de crianza respetuosa certificada, Autora del libro Sintonía de latidos ( primera edición) Autora del libro heartbeats melody( pronto a su lanzamiento) Trabajos voluntarios en hogares de menores desde los 14 años. Facilitadora en grupos de acompañamientos de crianza para padres y madres en edad preescolar, presenciales y online.

Photo by Stephen Andrews from Pexels

Círculo de luz para madres y padres.
Esta semana continuaremos reflexionando sobre los mitos de la crianza respetuosa. Hoy hablaremos del mito número 6.
Los niños que son criados respetuosamente tienen más rabietas que los otros niños. ¿Qué piensas?

Columna semanal con Tamara Zurita Riquelme.

#revistalatinanc #audio #audios #escritoralatina #escritorachilena #chile #tamarazurita #librosparapadres #sintoniadelatidos #columna #crianzayeducacion #reflexiones #mamas #aportar #circulodeluz #madres #padres #filosofiadevida #niñez #infancia #vida #timeout #tiempouera #niños #educacion #opinion #hogar #violenciaenloshogares #sociedad #mitos #mitosdecrianza #educacionconamor

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Reciente

Mark Randall, el hombre que caminó desde Gibraltar hasta Jerusalén

“Abril del 2016. Han pasado casi nueve meses desde mi viaje; 2200 km desde Cardiff a Gibraltar. Mis sandalias yacen en una estantería del garaje junto a varias sandalias desgastadas, reliquias de aventuras anteriores. Silenciosas, dormidas, cubiertas de polvo y telarañas. En la cama, moviéndome de un lado a otro, oigo un susurro en la noche. Camina hacia el Este, ve a Santiago, toma el camino de Roma, sigue tu corazón…Hasta Jerusalén”

Artículos relacionados