domingo, septiembre 19, 2021

El retrato de Dorian Gray reflejo de nuestra sociedad

Tienes que leerlo
Maria Beatriz Munoz Ruiz
Escritora y Directora de la revista digital cultural One Stop. Titulada como Community manager y Técnico en consumo, con formación en marketing digital y columnista internacional de la revista Pandemia, cultura contagiosa en la que colabora también con el seudónimo de La Dama oscura. Cuenta con 14 novelas publicadas, todas las encuentras en Amazon. Colaboradora de varias revistas internacionales. Nació el 12 de septiembre de 1977 en Granada (España). Cursó sus estudios en el colegio Sagrada Familia, pero quién realmente fomentó su pasión por la literatura fue su abuelo, alguien que marcó su carácter, y al que nunca olvidará.

El retrato de Dorian Gray es de esas novelas que siempre he querido leer pero el destino nunca me la ha puesto en mis manos. Todos conocemos básicamente la historia, ya que se trata de una novela de 1890 escrita por Oscar Wilde.

Esta noche me apetecía ver algo distinto, y buscando entre las películas, he encontrado la película del 2009, del Retrato de Dorian Gray, y después de verla he de decir que, si la película me ha cautivado, me arrepiento de no haber leído el libro antes de verla, porque seguro que lo hubiera disfrutado aún más.

Bueno, también he de reconocer que las escenas de asesinatos y depravación, no eran agradables, y esas escenas en un libro deben impactar aún más.

El retrato de Dorian Gray es el espejo donde cualquiera de esta sociedad actual podría verse reflejado, pero si estamos hablando de que Oscar Wilde lo publicó en 1890, eso quiere decir que la sociedad de aquellos tiempos sigue siendo la misma.

El hombre no ha cambiado, cuando Oscar Wilde escribió esta novela no había móviles ni redes sociales, y sin embargo describe la vanidad como si fuera la misma vanidad que podría describir alguien de nuestra época.

Así que a los que se jactan de que el pasado fue mejor, les diría que leyeran obras como esta de la literatura clásica para darse cuenta de que no hacen falta móviles para ser vanidoso, que no hace falta la televisión para ser cruel y un asesino, y que la lujuria de antes sigue siendo la de ahora.

La única diferencia entre aquella sociedad y la actual, es que antes se ocultaba esa alma podrida y hoy en día se exhibe.

Por si alguno aún no sabe en que se basa la novela y la película, os voy a dar una breve pincelada para no haceros spoiler, pero introduciros en esta fascinante historia.

Cuando el abuelo de Dorian muere, éste hereda toda su fortuna y se traslada a vivir a la casa donde ya vivió de pequeño. Dorian es joven, inexperto y hermoso, su error fue conocer a alguien que lo llevó por malos caminos, Henry, y le dio pésimos consejos.

Su amigo y gran pintor Basil Hallward, le dibuja un retrato tan hermoso como él. La vanidad de Dorian hace que venda su alma al diablo a cambio de su juventud, y toda la depravación, asesinatos y actos que el comete, se ven reflejados en el retrato.

Y hasta ahí os voy a contar para no desvelaros más, pero no os imaginéis una novela fantasiosa en donde Dorian hace rituales para vender su alma, no, muchas veces, no tenemos que hacer pactos ni nada por el estilo, cada persona tiene libre albedrío para actuar y sentir de la forma que desee la vida. A parte de eso, ¿para qué quiere el diablo tu alma? Sencillamente aquí hay dos equipos, bueno, creo que hay más, pero vamos a simplificar y dejarlo en dos, tú te posicionas del lado que desees, lo que sí debes tener claro y que en la película, e imagino que en el libro también lo enseña, es que los actos que uno ha hecho no se borran, y por mucho que nos arrepintamos, será una pesada carga con la que tendremos que vivir.

Cada persona es un conjunto de circunstancias y decisiones a las que debe enfrentarse, nuestros actos nos cambian y nos transformas en buenas o malas personas.

Esta novela o película, no es meramente entretenimiento, enseña lecciones más valiosas que muchos textos de filosofía inentendibles, y que conste que adoro la filosofía, pero en esta época en la que vamos corriendo a todos lados y nos falta tiempo, la filosofía supone dedicar un tiempo que no solemos tener.

No es tan difícil dar opciones a una juventud que no desea detenerse, las novelas son una fuente histórica y filosófica a las que se debería dar más importancia y fomentar.

Y en caso de no tener tiempo para leer, siempre se puede buscar la versión cinematográfica de cualquier libro, que seguro la habrá.

- Advertisement -

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -
Reciente

¿Me enfermará la vacuna?

Conozca los efectos secundarios de la vacuna. ¡Míra el video para aprender más!
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -