m
Reciente
Conectate con:
Thursday 17th of June 2021
  • No products in the cart.
HomeLibrosamoniteSembrar nubes y cosechar lluvias

Sembrar nubes y cosechar lluvias

Foto: Bibhukalyan Acharya (Pexels)

¿Sabían que se pueden “sembrar” nubes para que llueva? Aunque suene algo sacado de una película de ciencia ficción, esto se hace en muchos países, incluso en México. Su efectividad todavía es materia de discusiones.
Por: Laura Puentes

La lluvia siempre fue una bendición para las antiguas civilizaciones, tan importante que tenían dioses que controlaban este fenómeno e incluso construían monumentos espectaculares para honrar a la lluvia.

En la actualidad, las precipitaciones se han vuelto inestables en algunas regiones del mundo. Mientras en unos lugares la lluvia cae incesantemente, en otras simplemente sufren por la sequía.

Pero, ¿sabían que se pueden “sembrar” nubes para que llueva? Aunque suene algo sacado de una película de ciencia ficción, esto se hace en muchos países, incluso en México. Aunque su efectividad todavía es materia de discusiones.

¿Cómo hacer que llueva?
Aunque pensemos que esto es realmente nuevo desde hace más de cincuenta años se han sembrado nubes y se hace que llueva o nieve en determinados lugares de forma artificial. Hay muchas empresas y gobiernos invirtiendo dinero para desarrollar diferentes técnicas para conseguirlo, aunque todas ellas tienen un origen similar.

En julio de 1946, el químico y meteorólogo norteamericano Vincent Schaefer fue el primero en conseguir producir nieve artificial. Lo hizo metiendo hielo seco (CO2 en fase sólida) en una nevera para provocar un descenso de la temperatura. Sin embargo, se percató que el agua enfriada presente en el aire estaba formando nubes de cristales de hielo. Poco después desarrolló su técnica y también fue capaz de hacer que lloviese al aire libre.

Dependiendo el clima y el lugar se pueden aplicar diferentes técnicas para realizar la siembra de nubes. Las más comunes son en las que se utilizan sustancias como el yoduro de plata, o en las que se usa hielo seco o dióxido de carbono congelado. Para que tenga eficacia es necesario que la nube contenga agua sobreenfriada o en estado líquido por debajo de cero grados.

El yoduro de plata tiene una estructura en forma de cristal parecida a la del hielo, y actúa provocando una nucleación de cristales de hielo a partir de esas gotas de agua. Usando ese hielo seco no hace falta que exista agua ya que, al expandirse, enfría el aire hasta crear hielo a partir del vapor.

En algunos estudios realizados en Estados Unidos han determinado que la cantidad de yoduro de plata en los copos de nieve creados de forma artificial es tan pequeño que resulta prácticamente indetectable, por lo que no sería un riesgo para la salud de las personas.

Mientras tanto, en la India está ganando en popularidad el realizar la siembra de nubes utilizando materiales higroscópicos como la sal. Las moléculas de agua son atraídas por la sal, por lo que sirve para atraerlas, unirlas y crear con ellas gotas de agua.

¿Pero, realmente sirve?
Las investigaciones sobre la “siembra de nubes” comenzaron a finales de los años cuarenta, principalmente en Estados Unidos, pero todavía en la actualidad hay grandes dudas sobre este método.

“Hay muy pocos artículos científicos escritos sobre su eficacia”, explicó a la BBC, John C. Moore, científico jefe de la Facultad de Ciencias del Sistema Terrestre y Cambio Global de la Universidad Normal de Pekín.

Además, un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Taiwán señalaron en un informe publicado en 2017 que no hay una buena coordinación ni comunicación en actividades de manipulación de la lluvias, lo cual puede generar acusaciones sobre el “robo de lluvia” entre países vecinos.

A lo cual señala Moore que en cualquier caso, no hay evidencia científica que respalde este tipo de acusaciones.

“Bombardear” nubes para apagar incendios forestales
Hace unas semanas en algunas zonas de Coahuila y Nuevo León se registró un peligroso incendio forestal. Para poder sofocarlo, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en coordinación con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), informaron que se desplegaron tres aeronaves para el control y extinción del incendio, entre ellas una aeronave especialmente equipada.

El avión “descargó de 100 litros de yoduro de plata en solución de acetona que al interactuar con las condiciones climatológicas derivadas del Frente Frío número 47 generó lluvias en el área, lo que contribuyó a la sofocación del incendio”, según informó la dependencia.

Es cierto que la ciencia ha avanzado mucho en cuestiones climáticas y que poco a poco se desarrollan proyectos para poder revertir situaciones o alteraciones en el medio ambiente. Sin embargo, es en este momento en que debemos ser conscientes de que hemos provocado un daño enorme a la naturaleza y actuar para poder prevenir sucesos como los incendios forestales.

Quien sabe, más adelante quizá no necesitaremos de tecnología para hacer llover sino que nuestra madre naturaleza simplemente lo hará como debe de ser.

Referencias:
Siembra artificial de nubes: ¿Quién y cómo se puede hacer que llueva? (xataka.com)

México “bombardea” nubes para provocar lluvias y apagar incendio forestal ~ Efeagro Información agroalimentaria

El ambicioso plan de China para poder “sembrar nubes” en la mitad de su territorio (y por qué preocupa a sus países vecinos) – BBC News Mundo

Share

Written by

Amonite es un sitio dedicado a la divulgación científica para niños y jóvenes. Somos un grupo de amigos que escucha, cuenta historias y las plasma en algo parecido a un papel. Por medio de la ilustración y los medios audiovisuales buscamos acercar las novedades de ciencia y tecnología con un lenguaje accesible para todos. Amonite es un proyecto binacional editado y diseñado entre México y Argentina. Nace en 2017 a iniciativa de Quitzé Fernández, quien obtuvo en 2013 el Premio Nacional de Periodismo y Divulgación Científica, convocado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt), con la crónica La mujer que encontró dinosaurios en el patio de su casa. A él se unieron los ilustradores Daniel Galindo y Jess Silva, que han generado trabajo visual para diarios e instituciones del norte de México; y más adelante los periodistas José Juan Zapata y Jessica Jaramillo, en la edición y generación de contenido, desde Buenos Aires, Argentina. Todos ellos forman parte del staff permanente de Amonite, junto a un grupo de colaboradores que aportan sus visiones periodísticas, visuales y literarias del mundo de la ciencia.

No hay comentarios

dejar un comentario