martes, septiembre 28, 2021

El día soñado

Tienes que leerlo
Wilson Rogelio Enciso
Nació en Chaguaní, Colombia, el 4 de Julio de 1958. Estudió ciencias políticas y administrativas y se graduó de administrador público, luego se especializó en administración de la planeación urbana y regional; títulos obtenidos en la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP), Bogotá. De 1978 a 2015 estuvo vinculado al servicio del estado colombiano. Fue docente universitario entre 1986 y 2012. Autor de una saga de doce novelas, dos en proceso, siete inéditas y tres publicadas: “La iluminada muerte de Marco Aurelio Mancipe” (2016), finalista en el IV Premio Internacional de Novela Contacto Latino, de Pukiyari Editores, “Con derrotero incierto” (2017) y “Enfermos del alma” (2018); de dos compilaciones de narraciones románticas, una de estas publicada: “Amé en silencio, y en silencio muero” (2017); así como de cuentos y relatos breves. Este año (2019) publicará su cuarta novela de la saga.

[fusion_builder_container hundred_percent=”yes” overflow=”visible” type=”legacy”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ layout=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_color=”” border_style=”solid” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”no” center_content=”no” min_height=”none” last=”true” hover_type=”none” link=”” border_position=”all” align_self=”flex-start” border_sizes_top=”” border_sizes_bottom=”” border_sizes_left=”” border_sizes_right=”” type=”1_1″ first=”true”][fusion_code]PGNvZGU+PHNjcmlwdCBhc3luYyBzcmM9Ii8vcGFnZWFkMi5nb29nbGVzeW5kaWNhdGlvbi5jb20vcGFnZWFkL2pzL2Fkc2J5Z29vZ2xlLmpzIj48L3NjcmlwdD4KPCEtLSBSRVZJU1RBTEFUSU5BTkNBRCAtLT4KPGlucyBjbGFzcz0iYWRzYnlnb29nbGUiCnN0eWxlPSJkaXNwbGF5OmJsb2NrIgpkYXRhLWFkLWNsaWVudD0iY2EtcHViLTkyNDM4NDYxODI5NDkwMjgiCmRhdGEtYWQtc2xvdD0iNjc5NDIxMDE1NSIKZGF0YS1hZC1mb3JtYXQ9ImF1dG8iCmRhdGEtZnVsbC13aWR0aC1yZXNwb25zaXZlPSJ0cnVlIj48L2lucz4KPHNjcmlwdD4KKGFkc2J5Z29vZ2xlID0gd2luZG93LmFkc2J5Z29vZ2xlIHx8IFtdKS5wdXNoKHt9KTsKPC9zY3JpcHQ+PC9jb2RlPg==[/fusion_code][fusion_separator style_type=”none” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” sep_color=”” top_margin=”15″ bottom_margin=”” border_size=”” icon=”” icon_circle=”” icon_circle_color=”” width=”” alignment=”center” /][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” content_alignment_medium=”” content_alignment_small=”” content_alignment=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” sticky_display=”normal,sticky” class=”” id=”” font_size=”” fusion_font_family_text_font=”” fusion_font_variant_text_font=”” line_height=”” letter_spacing=”” text_color=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=””]

Séptimo Premio Guka de Microrrelato 2019,
Buenos Aires, Argentina.

Así, toda vestida de blanco, una vez le avisaron que Efrén ya estaba en el templo, esperándola, se desplazó hacia el atrio, ornado con multicolores flores de la región. Aquella hermosa quinceañera iba del brazo de su orgulloso padre. Una alfombra roja comunicaba desde la entrada hasta el altar, mientras se comenzaban a escuchar los acordes de la marcha nupcial.

—En ese instante mi padre desapareció entre una bruma nocturnal, pero yo seguí mi destino. El prolongado y levitado recorrido lo hice sola. Llegué, por fin, hasta donde él estaba. ¡Qué guapo! ¡Parecía un querubín!

—Efrén Sepúlveda —le preguntó el cura—, ¿acepta por esposa a Ester Julia Liévano Angarita?

—Entonces —preguntó el médico que la iba a operar—, ¿qué pasó?

—Doctor, el sin tantica ese se esfumó —respondió la anciana—, como lo hizo el día soñado, hace sesenta años, cuando ni siquiera llegó a la iglesia… Fue cuando me caí de la cama y desperté con ese dolor tan intenso al fracturarme mi porosa cadera. Por eso jamás me casé, ni tuve hijos, doctor.

[/fusion_text][fusion_separator style_type=”none” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” sep_color=”” top_margin=”15″ bottom_margin=”” border_size=”” icon=”” icon_circle=”” icon_circle_color=”” width=”” alignment=”center” /][fusion_code]PGNvZGU+PHNjcmlwdCBhc3luYyBzcmM9Ii8vcGFnZWFkMi5nb29nbGVzeW5kaWNhdGlvbi5jb20vcGFnZWFkL2pzL2Fkc2J5Z29vZ2xlLmpzIj48L3NjcmlwdD4KPCEtLSBSRVZJU1RBTEFUSU5BTkNBRCAtLT4KPGlucyBjbGFzcz0iYWRzYnlnb29nbGUiCnN0eWxlPSJkaXNwbGF5OmJsb2NrIgpkYXRhLWFkLWNsaWVudD0iY2EtcHViLTkyNDM4NDYxODI5NDkwMjgiCmRhdGEtYWQtc2xvdD0iNjc5NDIxMDE1NSIKZGF0YS1hZC1mb3JtYXQ9ImF1dG8iCmRhdGEtZnVsbC13aWR0aC1yZXNwb25zaXZlPSJ0cnVlIj48L2lucz4KPHNjcmlwdD4KKGFkc2J5Z29vZ2xlID0gd2luZG93LmFkc2J5Z29vZ2xlIHx8IFtdKS5wdXNoKHt9KTsKPC9zY3JpcHQ+PC9jb2RlPg==[/fusion_code][fusion_separator style_type=”none” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” sep_color=”” top_margin=”15″ bottom_margin=”” border_size=”” icon=”” icon_circle=”” icon_circle_color=”” width=”” alignment=”center” /][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

- Advertisement -

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -
Reciente

Vas a salir de esta y de muchas más

Vas a salir de esta y de muchas más. ¡Ya lo verás!
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -