miércoles, agosto 4, 2021

Recuerdos de un paseo que no fue

Tienes que leerlo
Wilson Rogelio Enciso
Nació en Chaguaní, Colombia, el 4 de Julio de 1958. Estudió ciencias políticas y administrativas y se graduó de administrador público, luego se especializó en administración de la planeación urbana y regional; títulos obtenidos en la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP), Bogotá. De 1978 a 2015 estuvo vinculado al servicio del estado colombiano. Fue docente universitario entre 1986 y 2012. Autor de una saga de doce novelas, dos en proceso, siete inéditas y tres publicadas: “La iluminada muerte de Marco Aurelio Mancipe” (2016), finalista en el IV Premio Internacional de Novela Contacto Latino, de Pukiyari Editores, “Con derrotero incierto” (2017) y “Enfermos del alma” (2018); de dos compilaciones de narraciones románticas, una de estas publicada: “Amé en silencio, y en silencio muero” (2017); así como de cuentos y relatos breves. Este año (2019) publicará su cuarta novela de la saga.

Me quedé solo cuando el profesor Flaminio y los demás compañeros de
la escuela partieron hacia la finca La Dorada; ¡aquella fue una sensación
indescriptible!, ¡inolvidable!; me aguaita desde entonces.
—Es una salida ecológica —nos dijeron días antes—; deben llevar tres
meriendas, bebidas y una gorra para protegerse del sol.
—Hijo, no hay plata —dijo mamá la tarde anterior… ¡y era verdad!,
dramática y dura verdad—. El profesor Vásquez lo sabe y entenderá.

Recuerdos de un paseo que no fue. Por Wilson Rogelio

Aquel lunes, en lugar de quedarme en casa, madrugué a la escuela,
camino a Melgas. Todos, menos yo, estaban listos y tenían lo que nos dijeron
que lleváramos al paseo. ¡Un paseo!, eso era para mí la tal salida ecológica.
—Entonces, joven —me dijo el profesor—, le toca quedarse… o
buscarse lo suyo. Si lo consigue, nos sigue; sabe dónde es, ¿verdad?
Pese a los casi nueve años que tenía nunca había visto la plaza parque
del pueblo entre semana. La soledad y la tristeza deambulaban de la mano,
enchipándose en mi alma. Fui a insistirle a mamá al almacén de los Macareno,
donde trabajaba… también a Rogelio Pérez, mi papá, en el billar de la esquina
noroccidental; sin éxito.

Recuerdos de un paseo que no fue. Por Wilson Rogelio

Parado frente a la casa de doña Bárbara; ahí por los años sesenta
vendían ricas colaciones y masato; escuché que allá, en la revuelta de El Alto,
muchachada y maestros generaban algarabía.
Los seguí.

Hora y media después, al sentirme perdido… me devolví.

Recuerdos de un paseo que no fue. Por Wilson Rogelio

Espera más de Wilson Rogelio Enciso en su columna mensual “Cuentos Subcontinentales”. (relatos de ficción, pero, como sacado de la realidad latinoamericana) en Revista Latina NC.

Revista Latina NC, espacio digital dedicado a promover actividades culturales, sociales y de negocios de nuestra comunidad latina, a través de sus distintas asociaciones, instituciones y agrupaciones socio-culturales en North Carolina.

Te invitamos a conocerla y a formar parte de ella. Contáctanos!

#revistalatinanc #libros #librosenespañol #literatura #librosrecomendados #librosespañol #español #librosautorlatino #libro #librosfavoritos #quelibrosleer #librosparaleer #escritorlatino #escritorcolombiano #colombia #cuentosyrelatosbreves #ameensilencio #enfermosdelalma #relatosficción #cuentossubcontinentales #relatos #literatura

- Advertisement -

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -
Reciente

Estafas con los QR codes

Las empresas usan códigos QR para señalar a los consumidores sus aplicaciones, rastrear paquetes o ver menús. Pero debido a que estos códigos no pueden ser leídos por el ojo humano, se han convertido en una forma para que los estafadores disfrazen enlaces maliciosos. A medida que los códigos QR se vuelven más populares, BBB Scam Tracker está viendo más informes de estafadores que los utilizan para engañar a los consumidores.
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -