35.3 F
Raleigh
martes, enero 25, 2022

“El repentista errante”

Tienes que leerlo
Wilson Rogelio Enciso
Escritor colombiano (Chaguaní, 4/15 de julio de 1958), profesional en Ciencias Políticas y Administrativas (Administrador público), especializado en Administración de la Planeación Urbana y Regional y diplomado en: Docencia Universitaria, Educación Virtual, Educación a Distancia y Planeación Estratégica. Laboró con el Estado colombiano entre 1978 y 2015 y fue docente universitario de 1986 a 2012. Es autor de una saga de dieciséis novelas, dos en proceso y cuatro en perspectiva, dos compilaciones de narraciones románticas y más de sesenta relatos. Obras publicadas: La iluminada muerte de Marco Aurelio Mancipe , 2016, novela. Con derrotero incierto , 2017, novela. Enfermos del alma , 2018, novela. El frío del olvido , 2019, novela. Amé en silencio, y en silencio muero , 2017, compilación de narraciones románticas. Matarratón, 2021, novela. Es autor de cuentos y relatos que sube de manera periódica a redes y que publica en Revista Latina NC , en Escondite Literario Tropical y en su página wrenciso.com . Fundó y gestiona desde 2016 la iniciativa literaria: Una novela para cada escuela . Busca incentivar la lectura desde el aula de clase en lugares remotos y de difícil acceso a la literatura, tanto en su país como en otras partes del mundo.

Huyéndole al caos citadino me fui de pueblo en pueblo en busca de inspiración bucólica. Abordé una flota al azar. Esta iba hacia un municipio algo cercano. Antes de llegar al caserío, final de mi destino, me apeé e interné por un romántico y solitario camino. Poco después me encontré con un curioso lugareño. Lo saludé, él me respondió. Entonces, este diálogo tuvimos:

—Señor, casi palmaria, y por doquier, se aspira el aroma del café —le dije—. Transita en etéreos espirales de brisa quejumbrosa emanada de las verdes laderas circundantes, siempre en busca de las torres de esa iglesia, ¡visibles desde muy lejos!

—Mágico efluvio que se presenta a toda hora —me respondió, haciendo gala de magistral prosa— en este recóndito villorrio adherido a los recuerdos imborrables de los, en suerte grata, por aquí nacidos, o en las reminiscencias de quienes, como usted, en algún momento de sus vidas lo han conocido, y sus calles y veredas, extasiados, han recorrido.

Quedé fascinado por su expresión. Entonces, me senté en una piedra a la orilla del paraje. Estaba dispuesto a escuchar al recio y curtido campesino, de apariencia traslúcida. Despedía una ineluctable esencia, casi visible. Era la del romero al acariciar sus hojas.

—Cuando no es el de su nacarada flor, lo es la fragancia de la dulce baya en estado escarlata al ser cogida de la mata, o el de la cereza pergamino al secarse al sol en las terrazas —prosiguió el jornalero apoyándose en el tronco de una higuera—. Mejor, aún, lo es el que hierve al calor de la brasa y se sirve en ancestrales tazas esmaltadas, con humeantes y crocantes arepas de maíz acompañadas, asadas sobre una ennegrecida tapa de una olla vieja, colocada sobre las tres piedras traídas de la quebrada, y que hacen de fogón; de esos que se arman en los patios traseros de las casas; alimentados con la leña seca caída de los árboles en los cercanos montes, infectados de impactantes mitos y leyendas pueblerinas… ¡como la del Ánima Sola, o el reciente mito del Repentista Errante!

—El café de este escondido paraíso, me han dicho —le rematé, sin siquiera inmutarme por lo de las leyendas que acababa de mencionar con simulado énfasis, de las cuales jamás había escuchado—, es una mimosa y exquisita bebida para dioses en retozo…

—Así es, señor —me respondió, encaramado ahora en la rama más alta de un guamo—, y así acaece, se haya recolectado su pepa, con refrescante guarapo para saciar la sed de la dura jornada, en cualquiera de los cafetales que por aquí hay en este pedacito de cielo perdido en el olvido.

—Escuché en la ciudad que amoroso, como los besos, es el café de este pueblo.

—¡Ay!, señor, me consta —agregó, ahora apostado en lo alto de una laja, orillera del camino—. En cada sorbo se liba la esencia y pureza de una tierra de arraigo pueblerino, al ser esta la cuna de gente jovial y noble, la mayoría, que riega y abona a diario los sembradíos con sus sueños, fiestas, poesía, trabajo, canciones, añoranzas y alborotadas alegrías, aunque a veces coartadas por la social melancolía…

—Insisto, alguien me dijo que el tinto de aquí es como ese amor de imposible olvido, más aún cuando es prohibido —agregué.

—Debe ser, señor viajero —me respondió entre una verde mata de monte en un recodo de la vereda—, porque es engendrado en cafetales de escondidas pasiones y furtivos idilios, ¡tan vividos!, por la indómita prole de cupido… aguerridos y laboriosos campesinos cuya máxima esperanza está fincada en un mejor mañana para sus hijos. Todos, por aquí, solo aspiran que al llegar al portal de la vejez, no les falte una grata compañía para tomar juntitos, oteando el sol de los venados, que entre anaranjados arreboles aparece y se despide sobre Loma Gorda —apareció a mi lado y me indicó e invitó a mirar hacia la colina occidental del pueblo—, una humosa taza de café, o de agüepanela con limón y sabor a estrellas fugaces y recuerdos idos. Eso sí, bajo el arrullo de una más que merecida paz, la cual, ojalá, tan solo fuese rota por la risa de los niños, o el canto de los turpiales en los platanales, donde algunos tienen sus nidos.

—Ignoto, montaraz pueblo este de gente como ninguna, de diáfana luz, de fértil campo, de historia patria, de nostalgia, alegría y pujanza… lo percibo

—le dije.

—Acuarela social que paisanos y extranjeros han de llevar indeleble en las alforjas de la mente —sentenció, paseándose entre una mata de uchuva silvestre—. Irresistible es dejar de plasmarla en pinceladas, esculturas, versos y frases errabundas, cuando por aquí se pernocta, o al recuerdo, estando lejos, sin pensarlo, sus cautivantes paisajes brotan… que siempre lo hacen.

—Pienso describir este lugar, con su nombre y coordenadas, en alguna de mis narraciones, para difundirlo y que el mundo lo conozca…

—Si así lo hace, señor —me interrumpió el fantástico labriego, ahora parado, sin haberme cuenta dado, muy cerca de donde yo seguía sentado—, así sea mediante la transfiguración literaria, este guardado secreto pueblerino, privilegiado edén de fantasía impoluta, pronto sería atractivo y presa del abrasivo consumo. Entonces, muchos pretenderían llegar a la cuna del arco iris, inmersa entre en estos montes y quebradas de encanto y poesía, do ulula, al cantar el gallo, además del antojoso olor del cerrero tinto mañanero, libado al compás de una tonada arrabalera, el de las naranjas al ser abiertas… insoslayable antojo cítrico que hace agua la boca, e inspira piropos para la coqueta guisandera, de floreado delantal y negras trenzas… ¡siempre ataviada!

—Entonces, mejor será —concluí—, callar su nombre de cultura panche y tesoros escondidos… así como refundir su ubicación, atada en mis sentidos.

—Se lo agradezco, señor, que así lo haga —me dijo, alejándose sin caminar por la polvorienta vereda—. Al menos, hasta cuando los amaneceres en esta fértil tierra solo traigan acordes de esperanza en los cantos bulliciosos de los jilgueros, y se silencien por completo los ecos de la tristeza que aún persisten agazapados entre algunos guásimos, guamos y samanes, inermes testigos de un dolor ajeno; el que muchos tuvieron que padecer, sin sus mezquinas causas ni siquiera comprender.

Dichas estas palabras, el recio y traslúcido jornalero se desvaneció en el aire.
De él esa vez solo quedó una estela de su perfume… el del romero, mezclado con el del café de aquella mágica tierra; ese que sabe a besos cuando se le prueba junto a una bella cocinera, «con delantal y trenzas, ¡siempre ataviada!», como lo dijo el Repentista Errante, ese día cuando aquel pueblerino espanto, en un apacible camino, se me apareció, inspirándome este narrado y transfigurado canto.

Espera más de Wilson Rogelio Enciso en su columna mensual “Cuentos subcontinentales”. (relatos de ficción, pero, como sacado de la realidad latinoamericana) en Revista Latina NC.

Correo: wrenciso@yahoo.com
Redes: @wrenciso
Sitios: www.wrenciso.com y https://wrenciso.blogspot.com/
Iniciativa: wilsonrogelioenciso/una-novela-para-cada-escuela

#revistalatinanc #libros #librosenespañol #literatura #librosrecomendados #librosespañol #español #librosautorlatino #libro #librosfavoritos #quelibrosleer #librosparaleer #escritorlatino #escritorcolombiano #colombia #cuentosyrelatosbreves #ameensilencio #enfermosdelalma #relatosficción #cuentos subcontinentales #relatos #literatura #lacasadevictor #elmagistrado #ciudadsubcontinental #camiloquevedo #conversacionoesconminieto #”Elrepentistaerrante”

Artículo AnteriorYO SOY AMERICA TAMBIEN
Siguiente ArtículoResidencia por Matrimonio
- Advertisement -

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -
Reciente

Vacunas COVID-19 en el Condado de Durham

Vacunas COVID-19 en el Condado de Durham ¡Todas las marcas y dosis de vacunas COVID-19 disponibles! ¡Ofreciendo visitas sin cita previa y citas para todas las dosis!
- Advertisement -

Artículos relacionados

- Advertisement -